Partido perfecto del Magia, de principio a fin, con una gran defensa, y un espectacular ataque, dominaron durante todo el partido a los baleares.

Marcador final del partido

Marcador final del partido

82-Magia Huesca: Motos (10), Lafuente (12), Simovic (17), Fontet (7) y Gintvainis (19). Quinteto inicial. Sanz (9), Gunjina (6), Portalez (2) y Jankaitis,

67-Palma Air Europa: Biviá (20), Zengotitabengoa (11), Fornás (7), Fonseca (7) y Uriz (16). Quinteto inicial, Medori, Vicens (2), Serrano (4) y Frutos.

Árbitros: Terreros y García Rodrígez.

Parciales: 29-14, 20-10, 22-17 y 11-26.

Sergio Jiménez había pedido a sus chicos 40 minutos de baloncesto para meter la primera victoria de la temporada en su propiedad y el grupo le ha respondido en modelo apisonadora. Sí, es cierto que el último cuarto (11-26) afeó el resultado global, pero también que tras los tres primeros cuartos todo estaba más que encarrilado. Llegó el Palma Air cargado de jugadores con veteranía, de esos que tienen muchos partidos en sus brazos y se encontró con un Peñas hambriento. La primera victoria de los de Jiménez pudo ser en la jornada contra Marín, pero se trastabilló en las dos prórrogas. Lo bueno es que cuando uno cree en su trabajo y tiene una inmensa calidad solo faltaba ese partido en el que el viento sopla a favor para ofrecer un buen básquet y la garra justa para empequeñecer a tu oponente.

Magia Huesca arrancó con un 4-0. El electrónico lo abrió Fontet con una canasta cómoda bajo el aro rival. Motos se puso a defender a Biviá como si no hubiera más vida y en un abrir y cerrar de ojos el 11-4 en el electrónico obligaba a pedir tiempo muerto al técnico rival. Quizá más que por la diferencia en el marcador por la actitud. Un triple de Simovic puso el 20-9 en un partido donde Magia era dueño y señor bajo ambos aros.

Palma Air Europa simplemente desapareció. Por momentos era un muñeco en manos de un quinteto local sobresaliente y con el canterano Jorge Lafuente con nombre propio. Si Quim Costa lo formó como un defensor inquebrantable, Sergio Jiménez le ha añadido la confianza para buscar el aro rival. Que coraje para defender a tipos que son más grandes que él se sabe. Ahora, además convierte triples y se juega canastas con lo que Magia cuenta con otro jugador para aportar puntos.

El único problemita llegó al inicio de la segunda parte con la cuarta de Simovic que le llevó al banco. Si al descanso se fue Peñas con una diferencia de +25, la única duda era saber si iba a mantener la diferencia o tras el paso por la previsible reprimenda del técnico rival, Palma Air Europa iba a iniciar la remontada a pico y pala. A menos de 4 minutos para iniciar el último tramo del partido, el festín de los de casa se mantenía en esa frontera (59-35). Eso sí, la segunda unidad del Peñas –Capel no jugó un solo minuto por decisión técnica, aclaró Jiménez con gesto adusto en rueda de prensa tras el partido- servía para bajar un poquito la diferencia, pero nada peligroso.

El último cuarto sirvió para maquillar el resultado. El quinteto local fue al tran-tran y Palma Air Europa buscó estrechar el electrónico con triples. La victoria nunca preocupó, aunque después de un esfuerzo mayúsculo en las tres cuartas partes del partido parecía lógica más que una relajación una administración e los esfuerzos. Y es que ya estaba todo hecho.

Fotos: Miguel Pinedo