Fontet en el último segundo anotaba la canasta del triunfo en un partido que no fué bien para los peñistas. Esta vez en un final apretado los de Sergio Jiménez sí supieron ganar el partido.

Marcador final del partido

Marcador final del partido

73-Magia Huesca: Motos (4), Lafuente (7), Simovic (5), Fontet (16) y Gintvainis (5). Quinteto inicial. Sanz, Gunjina (5), Portalez (12), Jankaitis, Carlino (19) y Malo.

71-Barça B: Pol Figueras (11), Trias (20), Font (3), Dedovic (8), Sena (15). Quinteto inicial. Velicka (2), Esteban (3), Diagne (4), Martínez (5), Mazaira, Kuruks, Carrasco.

Parciales: 6-21, 25-16, 18-16 y 24-28.

Árbitros: Sánchez-Planells. Excluidos por personales Gintvainis.

Cuando el partido moría, en la última décima bajo la canasta del Barça, entre un mundo de brazos, de cuerpos buscando la posición, tras un par de rebotes fallidos Fontet palmeó para poner el 73-71 en el electrónico. Hubo un par de segundos de duda arbitral, con el banquillo del Barça en máxima presión para anular la canasta e ir a la prórroga y un Peñas celebrándolo como si fuera el último partido de la temporada. Y la pareja arbitral dijo que sí, que era canasta en tiempo y ya se sabe, con cierres así, la parroquia local en perfecta comunión con sus jugadores disfrazados de héroes, porque el partido fue un tobogán de sensaciones.

Pero hasta esa canasta que llevó al Magia al cielo hubo infierno. Cuando Jiménez recobre las pulsaciones volverá a pensar cómo pueden sus chicos borrarse en un cuarto. Los primeros 10 minutos del Peñas fueron un canto entre el despropósito y el infortunio. El Barça aprovechó para meter un 6-21 sonrojante. Si los partidos se ganan desde la defensa, el Magia empezó a perderlo desde la canasta contraria. No le entró nada y permitió al Barça hacer transiciones fáciles. Para hacerse una idea, durante los 8 primeros minutos del encuentro, Magia solo firmó dos puntos. Jiménez movía el banquillo, pero daba igual.

El segundo cuarto sirvió para que Magia empezara a entonarse. Subió la intensidad defensiva y empezó a verse el aro rival con las dimensiones exactas. Por fortuna, el partido entró en una ruleta rusa favorable al Peñas. Emergió Portalez y la figura de Carlino, que en ningún momento se arrugó y tomó la responsabilidad de lanzar en momentos clave. Aún así, la estadística al término del primer acto resumía lo visto: 33,3% de acierto de 2 del Peñas, por un 58,2 del Barça y 18 rebotes a su favor por 25 del rival.

A la vuelta de vestuarios, el partido cogió otra dinámica. El Barça B es un equipo donde conviven jóvenes talentos con Trias que cuando se puso la levita de profesor impartió doctrina. Y cuando se la quitó se resintió su equipo con un Julbe que se desesperaba al ver que Magia se acercaba poco a poco aupado por una afición que en cuanto recibió algo lo volvió a dar todo. Un triple de Lafuente en el último cuarto, a poco menos de 7 minutos para el final, dio la primera ventaja al Peñas (58-57). El golpe a la mentalidad del Barça fue brutal y abrió la puerta al Peñas para creer en la victoria. Y a la fiesta del equipo se subió Fontet cuando más falta hacía. Peñas consigue así no solo una victoria. Sabe que con entrega y si entra a los partidos desde la primera bola al aire puede hacer daño a cualquiera.

Fotos: C.Pascual