El Quabit Guadalajara ha infligido un severo correctivo al Bada Huesca (32-23), con una defensa intensa, un ataque muy eficiente y dos figuras estelares: Hombrados bajo palos y Bozalongo en el lanzamiento.

Marcador final del partido

Marcador final del partido

32 – BM GUADALAJARA (15+17): Hombrados (po.), Mellado (2), Rubén (2), Márquez (6), Lucas (6), Montoya (4, 2p.) y Bozalongo (8) -siete inicial-; Valles (2), Nacho Moya (0), Padilla (2) y Redondo (0).

23 – BADA HUESCA (11-12): Arguillas (po.) (Jorge Gómez – min 50 a 60), Teixeira (5, 2p.), Val (2), Carró (2), Camas (3), Ariño (1) y Mira (2) -siete inicial-; Todorovic (1), Muguerza (0), Félez (2), Oier García (2), Marcelo (2) y Bonanno (1).

Parciales: 2-2, 4-3, 8-6, 11-7, 12-9, 15-11 (descanso). 17-14, 19-15, 20-17, 24-19, 28-22, 32-23 (final).

Árbitros: Sebastián Fernández y Alberto Murillo. Excluyeron dos minutos a Redondo y Mellado por el BM Guadalajara y Carró y Oier García (2) por el Bada Huesca. Descalificaron con roja directa a Ariño por el Bada Huesca.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la décimo cuarta jornada de la liga Asobal 2016-2017, disputado en el Municipal David Santamaría ante 800 espectadores.

Cuando un portero te para la mitad de lo que le lanzas es muy posible que tu destino esté escrito. Hombrados sacó su calidad y se fue al vestuario con un 50% de paradas en el primer acto y el equipo alcarreño con un claro 16-11 en el electrónico. Ver las estadísticas, los porcentajes de acierto de los lanzadores del Bada Huesca era igual que ponerse en una atalaya y observar un paisaje de tierra quemada. Difícil entender que un equipo que puso contra las cuerdas al Naturhouse y al Granollers fuera atropellado por el Guadalajara, con independencia de que echara la cancela un cuarentañero como Hombrados.

Deshilachado por a poco, el siete de Nolasco se fue diluyendo ante un siete alcarreño que con la seguridad de su portero edificó un partido serio atrás y contundente arriba. Mandó y gobernó durante los dos actos. Tuvo algún desfallecimiento, algún síntoma de que podía caerse del tejado como en el arranque del segundo acto, pero fue un espejismo. Si se fue al descanso con 5 arriba aún puso un tanto más de diferencia a nueve minutos del bocinazo final.

Lejos de arreglar el juego cada vez entró más arena en la maquinaria del Bada. El guión del segundo acto fue casi un calco del primer acto. Casi, porque Hombrados aún estuvo mejor y terminó con un 53% de acierto. Así las cosas no queda otra que sacar conclusiones de lo vivido en el pabellón David Santamaría y hacer un digno papel el próximo sábado contra el Barça, en el Palacio de los Deportes para cerrar la primera vuelta. Guadalajara debe quedarse como un accidente del que extraer conclusiones.