El Magia Huesca hizo bueno el dicho. Y además de forma convincente. Guillermo Arenas le ha dado aire nuevo a un equipo que llegaba mermado por las bajas a última hora de dos hombres importantes. Gantt indispuesto y Simovic con molestias en una rodilla.

Marcador final del partido

Marcador final del partido

77-MAGIA HUESCA (21+21+19+16): Gintvainis (16), Lafuente (13), Motos (10), Bulic (9), Fontet (12); Álvaro Sanz (0), Gunjina (11), Portalez (0), Simovic (-), Pablo Pérez (6), Malo (-).

67-ACTEL FORÇA LLEIDA (16+16+20+15): Rubin (7), Nevels (15), Juampi (10), Abdoulaye (2), Demetrio (13); Hermet (-), Bergada (0), Feliu (2), Alzamora (8), Marti (5), Sevillano (5), Williams (0).

Comenzaba la tarde con un aliciente extra al meramente deportivo, el CB Peñas en colaboración con La Cocina de José Fernández & Saborea la vida, y para celebrar la festividad de San Vicente, repartió entre los asistentes al partido 75 kilos de patatas asadas. El reparto comenzó 45 minutos antes del comienzo del partido.

Los locales fueron por delante en el electrónico durante todo el encuentro. Un parcial de salida de 4-0, que pudo ser incluso mayor, dejaba a las claras que este Magia Huesca salía con la cara remozada tras sus últimas 8 derrotas. El equipo estuvo muy firme en defensa y realizó buenas jugadas en ataque, con un Gintvainis especialmente enchufado en estos minutos iniciales. También lo estuvo Gunjina, que saliendo desde el banquillo, anotó 5 puntos seguidos que obligaron al técnico visitante, Borja Comenge a agotar prácticamente sus tiempos muertos en el primer cuarto.

Lo dijo luego en rueda de prensa: ‘Ha ganado el mejor equipo hoy’. Y es que los suyos, acompañados en la grada por 40 aficionados, se vieron superados en todo momento por los verdes. Las rotaciones, aunque cortas hoy en el banquillo local, eran de calidad. Álvaro aportó minutos y Pablo Pérez realizó un excelente partido, compartiendo dirección en muchos momentos con Gintvainis. Los locales jugaban con cuatro pequeños y esto tenía varios aspectos positivos. Los oscenses lanzaron de tres con mucho acierto (10/18) y corrieron cuando era necesario. Además, cerraban el rebote con el de siempre, Fontet, pero también con un Mikel Motos que hoy sí hizo honor a su apellido. Y es que carburó como una de gran cilindrada. Esto unido a un Bulic que se hizo grande en ambas botellas y a un Lafuente que sacó por completo del partido a Feliu – que hoy cumplía 400 partidos en la Liga LEB Oro – hicieron que las diferencias no dejaran de crecer cuarto tras cuarto, llegando al final del tercero con un 61-52 que dejaba a las claras que hoy la victoria no se escapaba del parqué oscense.

En el último cuarto, tanto Leo Demetrio como Nevels intentaron tirar de su equipo, un tanto apagado tras el intento de remontada a la salida de vestuarios. Sin embargo, Magia Huesca seguía anotando en la otra canasta, a pesar de la zona planteada por Borja Comenge, de la mano de Bulic y Fontet que leyeron a la perfección lo que debían hacer para resolver el rompecabezas que planteaba el técnico visitante. Magia Huesca logró aguantar casi todas las embestidas finales – Fontet se marchó con una pequeña brecha en su ceja derecha y Lafuente no pudo terminar el encuentro tras un choque contra Feliu, que se marchó desquiciado al banquillo con 5 personales – y mantuvo las diferencias para recibir el aplauso final de toda la parroquia oscense, que celebraba así de la mejor forma posible la festividad de San Vicente.

Ahora, restan casi dos semanas para el próximo encuentro frente al Palma Air Europa, ya que este viernes se disputa la Copa Princesa de Asturias entre el Unión Financiera Baloncesto Oviedo y el San Pablo Inmobiliaria Burgos. Será en tierras asturianas, por lo que nuestro técnico, paisano del Principado, dispondrá de muchos entrenamientos para seguir trabajando el equipo con el claro objetivo de abandonar los puestos de descenso cuanto antes.

Fotos: C.Pascual