Derrotas como la del Bada Huesca ante el Cangas ponen en valor cada vez que el siete de Nolasco saca un empate o firma una victoria. Porque claro, cuando el penúltimo clasificado de la Asobal te saca los dos puntos en juego pues toda explicación deriva en la igualdad de la liga, los detalles y esas cosas. Vamos, en justificaciones.

Marcador final del partido

Marcador final del partido

31-BM Cangas: Pedro Henrique (p), Simes, Serafín Pousada (2), Krook, Cerqueira (4), David García (2), Pablo Castro. Siete inicial. Salazar (ps), David Soliño (3), Jesús Soliño (7), Casares, Pombo, Muratovic (4), Milosevic (3) y Potic (6).

26-Bada Huesca: Jorge Gómez (p), Teixeira (4), Val (2), Carmona (2), Eloy Félez (4), Marcelo y Oier (5). Siete inicial. Arguillas (ps), Todorovic (2), Camas, Mugerza, Carró (1), Ariño (5), Marco Mira y Bonanno (1).

Parciales cada cinco minutos: 3-2, 6-4, 9-8, 11-9, 14-12, 16-14 (descanso) 18-16, 20-18, 23-21, 26-22, 28-23, 31-26.

Árbitros: Jesús Álvarez-José Carlos Friera. Excluidos Simes, Krook, Cerqueira y Potic por Cangas; Carró (2), Oier y Mira por el Bada Huesca.

Es cierto que lo bueno del deporte es que cada vez que se juega el presupuesto, la calidad de los contendientes y demás cosas quedan al margen. En este caso son siete contra siete y una bola. Pero derrotas como la de esta tarde en Cangas no hace más que sumergirte en un mar de dudas.

El Bada juega esta temporada con la eterna duda de saber qué equipo va a salir al 40×20. Sí. Es cierto que el siete gallego se juega ya mucho angustiado por su situación en la tabla. Que necesita ganar y mirar lo que hace su rival más directo para salir del pozo. Pero el Bada, también. Es cierto que vive en otra frontera, en la de mirar la parte alta o en quedarse estancado en tierra de nadie. Y no hay peor cosa que decidir entre el ser y el estar. Que parece lo mismo, pero no lo es.

En tierras gallegas, Bada se complicó la vida casi desde el principio. Nunca gobernó el marcador. Y no lo hizo porque su defensa estuvo de campo y playa. Y si no levantas un muro delante de tipos como Muratovic y Potic pues la realidad es que empiezas a tener serios problemas. Atendiendo a las estadísticas del partido, Jorge Gómez acabó con un 18% de acierto y Arguillas con un 13. Unos porcentajes que hacen difícil sujetar a un equipo. Y arriba, el Bada volvió a lucir la característica de la temporada y es la falta de acierto de cara al rival. Y cuando los laterales no están afinados es difícil que la partitura suene bien.

El siete gallego llegó a pasar apuros en un par de momentos del partido. Dejó de tener diferencias de hasta cuatro tantos y Bada llegó a ponerse a tan solo uno por debajo en esos momentos donde cada encuentro entra en la recta de meta. Teixeira metió el 23-22 cuando restaban 14 minutos para el bocinazo final. Se perdió en la siguiente defensa y un parcial de 4-0 terminó por pasar factura al siete de Nolasco que con la derrota ve cómo Anaitasuna le supera en la tabla.