Con esta derrota el siete altoaragonés mantiene así ese ritmo de Dragon Khan, capaz de ofrecer lo mejor contra los grandes y de no controlar a equipos que están por debajo en la clasificación.

Marcador final del partido

Marcador final del partido

29-Bidasoa: Dejanovic (p), Crowley (1), Beltza (1), Nono (4), Borragán (4), Popovic () y Lancina. Siete inicial. Zubiría (ps), Cavero (1), Vázquez-Andueza (2), Martínez, Odriozola (4), Iker Serrano (3), Iago Muiña (4), Basaric (1) y Azkue (1).

17-Bada Huesca: Jorge Gómez (p), Teixeira (1), Val (1), Carmona (5), Carró (1), Eloy Félez (2), y Marcelo (1). Siete inicial. Arguillas (ps), Camas, Todorovic (2), Mugerza, Oier, Ariño (4), Mira, Bonanno y Garzo.

Arbitros: Ion Bustamante y Javier Álvarez. Excluidos Vázquez-Andueza, Beltza, Nono, Basaric (2) y Popovic por el Bidasoa; Carró (2), Oier y Mira por el Bada Huesca.

Parciales cada cinco minutos: 3-2, 3-4, 5-5, 6-6, 7-9, 11-11 (descanso) 12-12, 15-13, 17-13, 21-15, 25-17 y 29-17.

Los laterales titulares del Bada Huesca firmaron cero goles en el primer acto. Y que ponga el Bada la proa a un partido con Teixeira y Marcelo secos en el acierto de sus lanzamientos siempre es difícil. Por fortuna, el equipo encontró a los extremos y tanto Carmona como Ariño hicieron un pleno en sus lanzamientos a la portería defendida por un Dejanovic que ha estado, sencillamente, magistral con un 50% de acierto en sus intervenciones. Si contra León Bada firmó un gran partido, esta tarde no ha podido mantener esa línea de juego ante un rival que ya se llevó el encuentro de ida en el palacio de los Deportes.

La igualdad del primer acto donde Bada llegó a gozar de una ventaja de dos goles (8-10) en el minuto 26 no pudo consolidarse, pero al menos se salvaron los muebles para ir al descanso con un empate a 11 tantos producto de un juego donde el equilibrio entre ambos sietes era la característica de un encuentro con defensas expeditivas.

El problema empezó a fraguarse poco después de arrancar el segundo acto. Bidasoa encontró el punto débil de un Bada que seguía romo en el ataque. Y spuedes defender lo que quieras, pero si arriba no terminas las jugadas con éxito tarde o temprano empiezas a diluirte ante el empuje del rival. Bidasoa puso tres de diferencia con una contra de Odriozola (16-13) y abrió un importante hueco en el marcador que obligó a Nolasco a parar el reloj con 21-15 en el electrónico y a pocos segundos del minuto 50 del encuentro. De nada sirvió. Un dato con diez minutos por delante, el siete altoaragonés tan solo llevó dos veces la redonda a la red y puso el broche para que Dejanovic firmara un partido para enmarcar.