El equipo oscense caía ante Melilla y con la derrota también de Logroño en Palencia todo queda igual con empate a 10 victorias y por lo tanto el viernes que viene se decidirá el equipo que permanece en la Liga LEB-Oro. La ventaja es para el Magia que dependen de sí mismos y necesitan derrotar a Cáceres para salvarse en lo que será una auténtica final.

Marcador final del partido

79-MELILLA BALONCESTO (24+16+17+22) Sanz (14), Gatell (15), Suka-Umu (6), Ott (15), Van Wijk (11) -cinco inicial-. Larraona (0), Manzano (7), Alemán (4), Fall (4), Rivero (3).

67-MAGIA HUESCA (17+21+8+21) Motos (8), Lafuente (7), Fontet (10), Bulic (24), Gintvainis (0) -cinco inicial-. Portález (6), Simovic (0), Pérez (7), Gantt (5).

El conjunto peñista jugó un buen partido en Melilla y pudo poner en un compromiso a los locales en el último cuarto colocándose a tan sólo 5 puntos. El acierto y la mejor gestión final de los melillenses les dieron la victoria en un encuentro donde Mirza Bulic fue el gran bastión de los esta vez blanquiverdes con 24 puntos.

Comenzaba el encuentro con un Melilla arrasador, que se colocaba 15-4 desarbolando a los de Guillermo Arenas. Los oscenses fueron recuperando la desventaja poco a poco, aunque al final del primer cuarto se fueron con 24 puntos encajados y 7 de diferencia (24-17). La tendencia de mejora se vislumbró en el segundo parcial, donde los visitantes fueron limando ventaja hasta colocarse 2 arriba con un triple de Pablo Pérez (33-35). El equilibrio se mantuvo hasta el descanso, donde los de Alejandro Alcoba llegaron tan sólo 2 puntos arriba (40-38).

El arranque del tercer cuarto no fue bueno para Magia, que no pudo seguir el ritmo anotador de los norteafricanos. De esta forma, Melilla aprovechaba los errores de los peñistas en ataque para ir tomando ventaja. Un triple de Rivero colocaba el 54-44 en el electrónico y las cosas comenzaban a complicarse para los altoaragoneses. El expeñista Jorge Sanz cerraba el tanteador al final del tercer período con un triple que daba una ventaja de 11 puntos a los melillenses (57-46).

Como viene siendo habitual en los últimos encuentros, no se arrugó el equipo peñista y a base de una defensa férrea y un ritmo atosigante, consiguió un parcial de 2-12 en el último cuarto que le acercó a tan sólo 5 tantos. El oficio de los melillenses salió a relucir y con un parcial de 5-0 devolvieron la tranquilidad al Javier Imbroda, con cómodas rentas hasta la bocina final.

La derrota de Calzados Robusta en Palencia deja a los peñistas con la permanencia en sus manos. Sin centrarse en otras canchas, la victoria ante Cáceres certificaría la permanencia peñista. La jornada promete ser apasionante el próximo viernes en el Palacio.