El Bada Huesca caía ante Naturhouse en un partido con dos partes muy diferentes. En la primera los de Nolasco dieron la cara y consiguieron llegar al descanso con empate y en la segunda se vieron superados por el rival y las diferencias se ampliaron hasta el 31-24.

Marcador final del partido

31-Naturhouse La Rioja: Gurutz Aginagalde (p), Javi Muñoz (2), Luisfe (2), Peciña (1), Víctor Vigo (3), Molina y Ángel Fernández (5). Siete inicial. Kappelin (ps), Migallón (1), Rocas (3), Ángel Montoro (4), Garabaya, Javi García (4), Langaro (2), Alustiza (1) y Kukic (3).

24-Bada Huesca: Jorge Gómez (p), Carmona (4), Teixeira (5), Todorovic (1), Carró (2), Marcelo (2) y Ariño (2), Siete inicial. Arguillas (ps), Val (1), Oier (2), Mugerza, Eloy Félez (5), Dijá, Mira, Bonanno y Garzo.

Árbitros: Merino y Moyano. Excluidos Migallón, Javi Muñoz, Garabaya (2) y Langaro (2); Carro, Mira, Marcelo, Oier y Bonanno (2)

Parciales cada cinco minutos: 2-3, 4-5, 6-7, 9-8, 11-10, 14-14 (descanso) 17-15, 19-16, 22-17, 25-19, 29-21, 31-24.

El equilibrio entre ambos equipo marcó la primera mitad; cada uno con sus propias armas logró disfrutar de cortas ventajas que inmediatamente quedaban neutralizadas por su rival.

El equipo riojano aprovechó la destreza y velocidad de Ángel Fernández por momentos, el acierto de Javier García en el centro del ataque, y hasta Ángel Montoro, en el lanzamiento, tuvo su cuota de protagonismo.

Enfrente, el Huesca empezó con Teixeira como referente (marcó 4 goles en el primer tiempo) pero practicó un juego coral, muy fiado a sus sistemas de ataque, con los que logró mantener el acierto suficiente para mantenerse en el partido.

De hecho, el equipo oscense mandó en el marcador casi un cuarto de hora y aunque perdió «fuelle» logró rehacerse justo al borde del descanso -en los peores momentos de los riojanos- para llegar al intermedio con el marcador igualado.

En el primer tiempo ninguno de los dos equipos había defendido y el Naturhouse comprendió en el vestuario que eso no podía seguir así si quería ganar.

Saltó al campo con más intensidad y en apenas diez minutos sentenció a un Huesca que era incapaz de afrontar la nueva exigencia del partido.

Teixeira y Carmona ponían voluntad para los aragoneses, pero muchos de sus ataques quedaban neutralizados en segundos; y en ataque el Naturhouse explotaba su velocidad para marcar y romper el partido en apenas doce minutos (22-16).

El Huesca no pudo hacer más, ni siquiera cuando se vio con dos jugadores más en pista, y el partido languideció poco a poco hasta llegar al final con una nueva victoria del Naturhouse, por siete goles de diferencia, que prácticamente le asegura el tercer puesto de la clasificación de la Liga Asobal.