La IX San Silvestre Popular de Huesca ha cerrado el año deportivo en la ciudad en una cita que ha reunido lo deportivo, lo popular, lo social y lo familiar, a todo ello se le añade su condición de prueba solidaria, cuya recaudación va destinada íntegramente a la Cruz Blanca.

Los tres primeros participantes en entrar en la meta / Foto: C.Pascual

La salida se ha dado en la Plaza de Navarra. Los más pequeños, entre 5 y 12 años, han dado una vuelta a un circuito por el Coso, Miguel Servet y la Calle del Parque hasta el regreso al punto de partida, con unos 800 metros. Y los mayores, desde 13 años, completaban 4 vueltas a un recorrido algo más largo, que sube por el Coso hasta Capuchinas, baja por Calle Amistad hasta la del Parque y sube a la Plaza. En total, 5,8 kilómetros.

La carrera ha sido, como siempre, una fiesta multicolor y raro ha sido el caso de ver a participantes sin disfraz. Desde el simple gorro de Papá Noel hasta los más ocurrentes o llamativos por ese toque de originalidad. Una de las series televisivas de moda, La Casa de Papel, no ha pasado desapercibida con dos corredores bien ataviados y que daban perfectamente el pego.

Una fauna de lo más variopinta, con animales de todo tipo y condición, pescadores deportivos, Los Picapiedra, los espartanos -ya habituales casi desde el nacimiento de la prueba-, un llamativo Jesucristo con su cruz a cuestas, chicas luciendo y llamando la atención con sus trajes de fitness, los runners de Zoiti, un amplio equipo sanitario que a buen seguro estaba listo no solo para correr -como así lo ha hecho- sino también para atender cualquier emergencia si hubiese sido menester en el desarrollo de la misma carrera, el clásico grupo de atletas mostrando las uvas de fin de año, unas cuantas “angelitas” con su tutú y sus alas en las espaldas y por no faltar no ha faltado ni un original bote de Cola Cao.

La carrera en sí ha tenido una primera parte con la vuelta que han dado al circuito los corredores de la prueba infantil. Ismael Gracia, Rubén Manzano y Jaime Mur han sido los tres primeros en completar ese pequeño trazado.

El himno de Eurovisión, desde el camión de Sonido 54, anunciaba el pistoletazo de la carrera de los adultos, algunos de los cuales habían acompañado a sus pequeños en la prueba infantil. El alcalde, Luis Felipe, se ha encargado de dar la salida. Pese a que la prueba es popular y no hay clasificaciones, siempre hay quienes le dan el toque competitivo al asunto. Los tres primeros en recorrer los casi seis kilómetros marcaron distancias desde el comienzo.

Han sido, por este orden, Oscar Plasín, Santos Santolaria (con camiseta y dorsal 1 de Casillas) y Lorien Sasot (enfundado con la camiseta de Koke, del Atlético de Madrid). Entre las féminas, y dentro de la marabunta que se formó, lo único que claro es que la primera fue la atleta y árbitro de fútbol Carmela Capistrós.

Se ha encargado de la organización el Club Atletismo Huesca, con la colaboración de Corredores Oscenses, que pone voluntarios y la Fundación Alcoraz, que ofrecerá un chocolate y sus vehículos a disposición de la organizacion.

El patrocinio principal corre a cargo de Asesoría Morlán.

Supermercados Altoaragón ha colaborado con productos para los participantes, además, de para la Cruz Blanca.

Fotos: C.Pascual