La Sociedad Deportiva Huesca Femenino no pudo sumar en casa del Vic Riuprimer en la 22 jornada del grupo 3 de Primera Nacional, y cayó por la mínima con un riguroso penalti en el tramo final del encuentro.

  Marcador final del partido.

1-VIC RIUPRIMER REFO: Molist, Roca, Masegur, Busquets, Lozano (Massalle, 46′), Sala, Arco, Soler (Mayer, 61′), Cardona (Roca, 46′), Jiménez y Queralt Puig.

0-SD HUESCA: Marta Alonso, Julia Sanz, Esther, Laia, Rocío (Alijarde, 86′), Iris, L. Royo, Manogué, Sara Sanaú, Totti (N. Mallada, 63′) y Estaún (Daiana, 46′).

Goles: 1-0, min. 83: Jiménez (p).

Árbitro: Iria Pujol Colell.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 22 del grupo 3 de la liga nacional femenina disputado en el Estadio Municipal de Vic (Barcelona).

A pesar de lo igualado del choque, la pena máxima castigó en exceso a las altoaragonesas, que buscaban enlazar dos triunfos consecutivos. Si alguien pudo ganar el encuentro por ocasiones y juego fueron ellas, pero no pudo ser. La próxima jornada recibirán al Europa en una nueva oportunidad para sumar de tres, esta vez en casa.

El Huesca arrancó dominando, con unos primeros minutos con buenas llegadas y acercamientos al área rival, pero sin que ninguna de ellas pudiera materializarse en gol. Con el paso de los minutos se equilibraron las fuerzas, hasta llegar al descanso en lo que estaba siendo un partido sin claras ocasiones de gol por ambos lados.

La segunda parte de nuevo supuso un refuerzo en el juego y el dominio de las jugadoras que entrena Verónica Rodríguez, que se veían capaces de llevarse un premio mayor en Vic. Las llegadas se sucedieron y también fue el momento de la estrategia, llevando peligro a balón parado. Quizás la opción más clara fue la de Sara Sanaú, un mano a mano con la meta rival que obligó a la portera a realizar una buena intervención que evitaba el gol visitante. La mala noticia llegó a siete minutos del final, cuando Esther fue desequilibrada en área propia y como consecuencia de ello cometió un penalti más que dudoso por mano. Las catalanas no fallaron y obligaron a las altoaragonesas a colgar balones en los minutos finales en busca del empate, que no pudo ser.