El Bada Huesca cae sobre la pista de Anaitasuna tras ir durante muchos minutos por delante gracias a un tremendo Terçariol que no fue suficiente para alcanzar, al menos, el empate.

32-BM Anaitasuna: Bar (p), Gastón (5), Edu Fernández (4), Albizu (6), Baztán (2), Bonano (2), Marco Moreno (3), Siete inicial. Martínez (ps), Martinovic, Ganuza (3), García (3), Xavi, Redondo (2), Echávarri, Elustondo (2), Rancans.

31-Bada Huesca: Teçariol (p, 1), Adriá Pérez (5), Frank Cordiés (6), Dijà (3), Rodrigo Benites (3), Mosquera (4), ‘Charly’ (4). Siete inicial. Arguillas (ps), Ian Moya, Danylo, Gucek, Malo (4), Floris, Danylo (1), Canovas.

Parciales cada cinco minutos: 3-0, 4-3, 7-6, 8-8, 10-9, 13-14 (descanso) 15-17, 18-20, 22-22, 23-23, 28-27, 32-31.

Árbitros: Hoz-Riloba. Excluidos Baztán, Marco Moreno por el Anaitasuna; Frank Cordiés, Gucek por el Bada Huesca.

Terçariol ha brillado con luz propia pero no ha podido dar la victoria al Bada Huesca en su visita a la pista del Anaitasuna. ver para creer. El partido del portero brasileño ha sido una bestialidad. Acabó el primer acto con un 42% de acierto bajo palos. El problema es que en el ataque no estuvieron tan finos sus compañeros y eso impidió que dominara el electrónico. También es cierto que Bar no es un mal portero. Ni mucho menos. Pero el Bada no encontró el camino adecuado ni cuando buscó a su pivote ni cuando lanzó con cierta comodidad. Aunque con la defensa que tienen los de Pamplona lo de la comodidad es (casi) un imposible.

Y eso que empezó el partido de la peor forma posible para los intereses de la tropa de Nolasco. En la primera jugada de ataque Anaita, exclusión de Frank Cordiés. Los cinco primeros ataques de los altoaragoneses fueron agua. Dijà falló su primer siete metros y no dio el equipo la sensación de estar a gusto. Más de cinco minutos tardó en llevar la redonda a la red de Bar. Anaita defendía con un montón de brazos y piernas por todos los sitios.

El derbi o el partido especial que siempre es el Anaita Bada y viceversa fue intenso, de muy bella factura. Un guiso con todos los condimentos. Hubo tantos de bellísima factura, contras -especialmente de Anaita- para pasarlas por vídeo, muchas jugadas para los Top de la jornada y decisiones arbitrales muy protestadas -casi siempre favorables a los de Pamplona-. El primer acto se cerró con un solo gol de diferencia favorable a Bada, pese a los porcentajes de Terçariol.

El segundo se abrió con fallos de Bada y Anaita en ataque. Quizá necesitaban ‘calentar’ para seguir ofreciendo un buen espectáculo. Terçariol pronto despejó las dudas de si seguiría o no en su momento dulce. Sí . El problema es que Bar elevó su porcentaje. Bada ganaba, pero de uno. Y eso en el balonmano es exactamente de nada, aunque también es mejor tenerlo tú que el rival. Anaita masticó cada ataque hasta la extenuación ante una defensa del Bada plena de solidaridad y dura. Un parcial de 3-0 sirvió para que Anaita le diera la vuelta al marcador mediado la segunda parte. De ir los altoaragoneses con posibilidad de ponerse tres arriba se veía con 23-22 en el marcador.

Los navarros atacaban con siete. Iñaki Martínez, que sustituyó a Bar, se iba al banquillo para que saliera como un Fórmula 1 Marco Moreno. Le salió bien en un par de ocasiones. Anaita paró el reloj con 26-27 a siete minutos del final y se fió en Edu Fernández con su zurda de oro. y le vino bien. Le dio la vuelta al marcador y Terçariol -hizo lo único que le faltaba- poner un gol en el casillero del Bada (30-30).

Los 70 últimos segundos fueron plenos de tensión. Bola de Bada para empatar tras un tiempo muerto de Nolasco. Dijà fue quien lo firmó. Quique Domínguez paró el reloj a 36 segundos del final. Redondo marcó y Martínez arruinó el empate con una doble parada en la última jugada.

Fotos: Oscar Aznar