Un penalti transformado por Kenan Kodro al filo del minuto 86, con roja añadida para Pulido, y un cabezazo de Núñez poco después sirvieron al Athletic para hacerse con tres puntos muy importantes para ambos equipos. El equipo oscense jugó más y mejor que el bilbaíno hasta el descanso. Los de Michel se encontraron a gusto con el balón en su poder e hicieron correr a los locales. Tras el descanso el panorama varió y el dueño del partido fue casi siempre el equipo vasco.

Marcador final del partido

2-Athletic Club: Unai Simón; Capa (De Marcos, 71´), Núñez, Íñigo Martínez, Yuri, Vesga, Dani García (Vencedor, 46´), Williams (Morcillo, 82´), Muniain (Sancet, 82´), Berenguer y Villalibre (Kodro, 66´).

0-SD Huesca: Álvaro; Maffeo (Pedro López, 22´), Pulido, Siovas, Galán, Mosquera, Mikel Rico (Doumbia, 61´), Borja García (Escriche, 73´), Ferreiro (Seoane, 73´), Ontiveros y Okazaki (Rafa Mir, 61´).

Goles: 1-0, min. 86: Kodro. 2-0, min. 91: Unai Núñez.

Árbitro: Pizarro Gómez. Mostró tarjeta amarilla al visitante Doumbia (67) y expulsó a su compañero Pulido por doble amonestación (36 y 85).

Incidencias: Partido correspondiente a la 14ª jornada de liga de Primera División disputado en el estadio de San Mamés de Bilbao.

Volvió a ser cruel. Un final que rompió el guión previsto. De los que duelen. El Huesca cayó frente al Athletic, primero con un gol desde los once metros en el 85 de partido, con expulsión de su capitán, y con la puntilla ya en el añadido. Un fatídico desenlace en un encuentro en el que había hecho más cosas buenas que errores cometidos, pese a encontrarse en un escenario tan imponente como La Catedral.

Convertir la victoria frente al Alavés de seis días antes en un punto de inflexión. Esa era la mentalidad con la que los de Míchel saltaron al césped de San Mamés. Para ello, Míchel mantuvo el mismo once que había logrado los tres puntos en el estadio azulgrana. Aunque las circunstancias le obligaron a tocar su pizarra mucho antes de lo previsto, cuando Maffeo se lesionaba al cumplirse los primeros 20 minutos juego. Antes, la SD Huesca había desplegado sus intenciones sin esconderse: quitarle la posesión al Athletic hasta que surgieran las dudas, y buscar a un Okazaki potente en los duelos o aprovechar la confianza y el disparo de Ontiveros.

El dominio de los azulgranas en el partido no logró convertirse en peligro claro sobre la portería de Unai Simón. Y fue en la recta final, antes del paso por vestuarios, cuando llegó la más clara de los de Míchel. Una buena jugada combinativa terminó con un peligroso centro tras el desdoblamiento de Galán. Acto seguido, el propio Galán sacó una falta sobre la línea que también llevó peligro a la portería local. Todavía hubo tiempo para un disparo de Ontiveros que detuvo el guardameta vasco.

Tras la reanudación, el Athletic corrió más riesgos, espoleado por el resultado, y se abrió el partido. Míchel introdujo primero a Rafa Mir y Doumbia, y después a Escriche y Seoane para intentar aprovecharlo. Y así, en un ritmo de partido superior en varios puntos, el Huesca lo intento y quiso. Lo intentó Ontiveros, y se buscó a Rafa Mir, pero cuando más roto parecía el encuentro, el árbitro señaló el punto de penalti a cinco de final, penalizando un agarrón de Pulido en el área pequeña, y Kodro no perdonó. En el añadido llegó la puntilla a la herida azulgrana, que con uno menos no pudo evitar que Unai Núñez hiciera el segundo, dejando a un Huesca sin más premio que un esfuerzo que una vez más se quedó sin recompensa.