La sonrisa en la cara y mucho fútbol en los pies. Así miran al futuro las jugadoras del filial de la SD Huesca Femenino, que han coronado una atípica temporada de la mejor manera posible, certificando su ascenso a Primera Territorial a falta de tres jornadas para el final de la campaña.

  Equipo y aficionados tras el encuentro / Foto: C.Pascual

Se consolida así la evolución de la sección dentro del conjunto azulgrana en sus cuatro años de vida. Contando con el primer equipo en Primera Nacional y disfrutando de una cantera cada vez más nutrida y estructurada, como muestra el salto de categoría del segundo equipo, formado por chicas muy jóvenes.

“Tenemos una media de edad de apenas 18 años, con solo un par de jugadoras de mayor edad y experiencia. El resto son muy jóvenes y en clara progresión. Se trata de un gran grupo humano con un gran futuro. Hay mimbres para que en las próximas temporadas y siguiendo con el trabajo que se está haciendo, puedan llegar al primer equipo”, explica David Olivares, entrenador del filial, en su primera temporada al frente del conjunto, y que forma el cuerpo técnico junto a Daniel Clavijo, en su tercer curso como preparador físico del equipo.

Destaca el técnico la profesionalidad de su grupo ante un curso marcado por la incertidumbre creada por el Covid19, pero que finalmente ha tenido el más feliz de los finales. “Ha sido una temporada muy dura, al no empezar a competir hasta hace tres meses. Pero el equipo entrenaba tres veces por semana como si hubiera partido cada finde. Aunque estén muy lejos de ser profesionales del deporte, han mostrado una actitud como sí lo fueran, y me siento muy orgulloso de ellas”, apunta el entrenador.

El equipo encuentra así la recompensa que se escapó el pasado año, cuando el covid impidió llegar a disputar el ‘play off’ de ascenso al grupo dirigido entonces por Óscar Aso, ahora segundo entrenador del primer equipo; y tras dejar atrás la imposibilidad del salto a Primera que implicaba la condición de filial que tenía entonces la SD Ejea sobre la SD Huesca, y que hacía que sus conjuntos femeninos no pudieran competir en la misma categoría.

Por tanto, una vez finalicen las dos jornadas todavía por disputarse dentro del calendario, se empezará ya la próxima temporada, esperando una situación más estable a nivel de fechas y circunstancias. Se plantea así la continuidad del grupo, sumando varias incorporaciones, ya que la plantilla actual ha sido muy corta, en una situación agudizada por la lesión de varias de las jugadoras. Se busca de esta manera seguir trabajando en la formación de jugadoras, consolidando a la cantera azulgrana como referente dentro de la comunidad.

Fotos: C.Pascual