El Bada Huesca compareció contra el Sinfin con importantes bajas, tuvo oportunidad de ganar pero sobre la bocina empató el siete cántabro.

33-Sinfin: Pau Guitart (p), Alberto Pla (3), Javier Castro (6), Óscar García (3), Lon (4), Zungri (2) y Ramiro Martínez (2). Siete inicial. Ernesto Sánchez (ps), Muñiz, Dijà (10), Blázquez, Lastra (1), Sanabria, Basualdo, Perbelini (1), David Roca (1).

33-Bada Huesca: Dani Arguillas (p), Adrià Pérez (3), Rodrigo Benites, Gucek (3), Sergio Pérez (5), Mosquera (4), Hackbarth (9). Siete inicial. Javier Pascual (ps), Montoya (5), Moya, Gomes (1), Miguel Malo (2), Asier Nieto (1).

Parciales cada cinco minutos: 4-1, 6-2, 9-6, 12-10, 13-11, 16-14 (descanso) 18-17, 23-19, 25-22, 27-27, 29-30, 33-33.

Árbitros: Andreu Marín-Ignacio García. Excluidos Pla y Basualdo por el Sinfin; Mosquera, Rodrigo Benites y Asier Nieto (2) por el Bada Huesca.

La baja del lateral del Bada Huesca Alex Marcelo contra Sinfin era segura. La de Joao Pinto quedó certificada al no viajar con el equipo por la lesión que sufrió contra Antequera. Y ya en la localidad cántabra terminó de completar el triplete Almeida al no llegar al aeropuerto, tal como se esperaba. Así las cosas y tras un viaje de más de 400 kilómetros saltar al 40×20 del Sinfín para traerse los dos puntos en juego se convirtió en un casi imposible. Para abrir el partido un parcial de 5-1 a favor de los cántabros en los seis primeros minutos de juego.

Sinfín entró más enchufado al encuentro que un Bada Huesca que tuvo que reajustar sus piezas ante bajas tan considerables. Y es que a ellos hay que sumar la de larga de duración de Carmona y que Asier Nieto regresaba al equipo tras su lesión, pero con pocos entrenamientos. Y esto, cuando hay que rendir siempre con la directa puesta es un problema. Lo primero que hubo que hacer fue apretar los dientes, ser solidarios en defensa y evitar que Pau Guitart engrosara la lista de porteros rivales que terminan a hombros.

Así las cosas, los de Nolasco recortaron diferencias. Un siete metros firmado por Sergio Pérez y sacado por Rodrigo Benites puso el 12-10 en el electrónico a los 19 minutos de juego. Lo mejor es que el Bada estaba en la pelea. El problema es que la suerte tampoco se subió a su barco. Un poste, una pérdida, una parada con la posición de los 6 metros ganada impedían terminar la faena y permitía a Sinfín manejar diferencias para irse al descanso dos goles arriba (16-14).

Los primeros minutos del segundo acto abrigaron la esperanza de un resultado positivo cuando Gucek empató el encuentro a 17. Pero Sinfín no se desarmó. El equipo cántabro volvió a coger las riendas del encuentro con un Dijá cumpliendo aquello de que no hay peor cuña que la de la propia madera. En el minuto 42 llevaba 6 goles de 7 lanzamientos y era el máximo anotador del Sinfín.

Con 25-24, el técnico del Sinfín pidió tiempo muerto. Hackbarth había hecho gol a la contra y el partido entraba en una fase decisiva. De esas en las que los errores penalizan mucho porque el tiempo escasea. Adrià Pérez puso el 27-28 en un gol a la contra a diez minutos del final. Era la primera vez que el Bada Huesca conseguía ponerse por delante en el electrónico y esbozar una posible victoria.

Los últimos minutos fueron tensos. Con la defensa del Bada más solidaria que nunca y aportando Arguillas bajo palos, Bada logró poner un 30-32 en el electrónico, que no pudo aguantar. El final fue de esos que animan a tener el corazón fuerte. Empató Sinfín a 32, aún anotó Asier y sobre la bocina Sinfín empató a 33 desde los 7 metros por mediación de Dijà.

Fotos: Diego Gómez