El Peñas cae contra el Ponferrada, que siempre marcó el ritmo del encuentro y consiguió importantes rentas ante los de Rafa Sanz.

72-CB Ponferrada: Hierrezuelo (11), Moncanut (7), Córdoba (8), Harguindey (7), Morales (9). Quinteto inicial. Merlo (17), Parks (3), Waleson (2), Tshilumbu (8), Jorge Rodríguez, Letter, Vicente.

63-CB Peñas: Scariolo (14), Stümer (15), Chapero (11), Nogués (3), Bastante (2). Quinteto inicial. Bellver (6), Rubín de Celis (6), Malo, Iglesias (6), Lascorz.

Parciales: 20-11, 26-21, 10-18, 16-13.

Árbitros: Pellitero-Berbeira

El Lobe Huesca no ha podido comenzar el año con una victoria que diera continuidad a la lograda la semana pasada contra Melilla. Los oscenses no han podido culminar una remontada que le había llevado a 20 puntos de desventaja, (44-24) mediado el segundo cuarto contra el Ponferrada. El juego en equipo, la confianza y una gran dosis de acierto llevaron a los oscenses a empatar el choque a 56 en el tramo final del choque. Ahí las fuerzas se apagaron y los oscenses terminaron cayendo por 72-63 lastrados en exceso por una pésima primera mitad Rafa Sanz optó de entrada por Scariolo, Nogués Stümer, Chapero y Bastante para saltar al parquet del Pabellón Lidia Valentín de Ponferrada.

Como un vendaval saltaron a la pista los pupilos de Oriol Pozo. Tres acciones individuales de los blanquiazules dieron un parcial de 6-0 a los del Bierzo de entrada. Sanz no le gustó nada este arranque de partido y detuvo el encuentro dentro del segundo minuto de disputa. Rápidamente dos triples liberados de Stümer enjuago la diferencia volviendo las tablas al marcador. Los locales volvieron a la carga, endosando un nuevo parcial de 8-0, fruto de una mayor entrega defensiva, segundas opciones en ataque y acierto desde el perímetro. Los peñistas jugaban en ataque con los cinco jugadores abiertos, renunciando al juego interior, abusando del tiro de tres y de continuos 1×1. La tripleta Hierezuelo, Moncanut y Morales con 4 puntos cada uno hizo mucho daño por dentro y por fuera. Por el lado oscense el peso anotador recaía en Stümer (6 puntos) y Scariolo (5 puntos). El cuarto se cerraba con una desventaja de 9 Puntos (20-11).

Los dos minutos de descanso no fue suficiente para que Lobe reflexionara y enmendara la situación. Los peñistas hacían gala de un mal balance defensivo permitiendo a los locales anotar con facilidad en los primeros segundos de posesión. Las rotaciones eran constantes entre los peñistas y Rafa Sanz no era capaz de dar con el quinteto idóneo que revirtiera la situación. A los locales les salía todo, y la renta se iba estirando hasta alcanzar la cuota más alta en los 20 puntos (44-24). Los interiores de Rafa Sanz no lograban contener el rebote y los de Ponferrada gozaban de abundantes segundas opciones para encarar el aro oscense. Dos triples de Álex Bellver maquillaron el resultado para dejarlo en 14 Puntos de desventaja (46-32). Stúmer, Scariolo, Rubín de Celis y Bellver aglutinaban 27 de los 32 Puntos peñistas. El juego interior se reducía a 3 Puntos de Chapero y 2 de Martín Iglesias. Pobre bagage.

Tras la reanudación, el partido arrancaba con muchas imprecisiones. Los dos equipos derrocharon máxima intensidad, pero las pérdidas y los errores no forzados prevalecían sobre los aciertos. Stúmer rompía por el centro y anotaba en elevación anotando la primera canasta tras dos erráticos minutos. A los locales ya les costaba anotar fruto de una mejor defensa peñista. Los de Sanz , pico y pala comenzaba a reducir las rentas. Cinco Puntos de Álex Scariolo dentro del último minuto reducian las rentas para dejarlas en 6 Puntos (56-50).

El último asalto arrancó con una canasta bajo aro de Chapero. Los oscenses se situaban a 4 Puntos cuando habian sufrido una desventaja de 20 Puntos. El equipo creía en la remontada y liderados por Scariolo y Chapero lograban el empate a 56 Puntos. El argentino con un 2+1 tuvo la oportunidad de adelantarse con el tiro libre, pero no se materializó. Otra jornada más la lacra de los tiros libres fue evidente (3/7).

La remontada quedó ahí y los locales fueron más efectivos con un Merlo letal desde el 6,75 metros. La renta aumentaba nuevamente hasta los 10 Puntos (68-58). Chapero continuaba haciendo daño por dentro, ganando la posición y anotando con facilidad. Los minutos finales fue una lucha sin cuartel por ganar el average. Los peñistas supieron defender los 12 Puntos con los que venían de Huesca. Al final la renta quedó en 9 puntos (72-63).

Rafael Pérez